Profundamente marcada por la Segunda Guerra Mundial, la ciudad de Bastoña, en Bélgica, es hoy en día un lugar de memoria histórica importante. Los habitantes de Bastoña, acogedores y amantes de la tradición, tienen la reputación de poseer un caracter fuerte!

Visita el Bastogne War Museum e infórmate sobre la batalla de Las Ardenas, por ejemplo, te hablarán de la anécdota del «Nuts», el no rotundo que dijo el general McAuliffe como respuesta a la petición alemana de rendición en la guerra. Otras atracciones turísticas son el que se encuentra en la place Mac Auliffe, y el memorial de Mardasson construido en honor a las víctimas que recuerdan también estos momentos difíciles. Otro testigo de una época, la puerta de Trèves se impone como un elemento indispensable de la ciudad. Vestigio de las antiguas murallas del siglo XIV, también fue prisión y casa de paso.

Además de todo esto, te preguntarás qué más visitar en Bastoña: los paseos a pie o en bici, la clásica ciclista «Liège-Bastogne-Liège» y dos lugares gastronómicos e intrigantes como el wagon Léo, transformado en un restaurante con una decoración atípica son algunos de los lugares qué ver en Bastoña.