Spa | La ciudad mundial de las termas

La ciudad de Spa, reconocida por sus aguas ferruginosas, es también un auténtico tesoro en plena naturaleza que completa maravillosamente la tranquilidad de una terapia termal. La ciudad es candidata al Patrimonio Mundial de la Unesco. Spa forma parte del itinerario cultural europeo de las ciudades termales históricas junto a Bath o Vichy.
Spa está a 50 min de Lieja en tren
Spa está a 2 h de Bruselas en tren
Idealmente instalada en el centro de Les Fagnes, Spa recibe a sus visitantes desde la época romana. En el siglo XVIII, las fuentes termales se convirtieron en el lugar preferido de la realeza, que solía visitarlas. El zar Pedro I de Rusia estuvo en 1717. Como se quedó encantado con su estancia, se llevó muchos recuerdos, varios objetos hechos de madera y el proyecto de fundar en Rusia un centro termal. En su honor, la fuente de Spa más conocida lleva el nombre de «Fuente Pedro el Grande». El monumento que la alberga se construyó en 1880 y tiene una estatua del zar.
Más próximos a los belgas, la reina María Enriqueta se refugió aquí, lugar en donde acabaría sus días. Todavía hoy su nombre se asocia a una de las fuentes de Spa, en la que se encuentra un agua ligeramente gasificada.
Si bien los visitantes de la ciudad, a menudo, piensan en adentrarse en las termas de Spa, también pueden descubrir otras riquezas de la ciudad. Es el caso del casino, de las fuentes como la de Pedro el Grande o de la historia de esta magnífica ciudad que descubriréis visitando los museos. Spa es también un entorno natural preservado, una etapa gastronómica imprescindible, un destino de compras de moda… y un circuito de automóviles mundialmente conocido.
¡Haz turismo en Bélgica!