Surrealismo | El mundo de Magritte

El cielo de Bélgica recuerda al cielo de Magritte. ¡Pero también su atmósfera onírica! Cuando nos visites, entenderás que el gran genio del surrealismo naciera en nuestro país.

El surrealismo es un movimiento artístico de principios del s. XX.

Los surrealistas lucharon por ampliar la realidad. La consideraban como un todo con el inconsciente y evitaban, a toda costa, reducirla a lo que se percibía a través de los sentidos.

En sus obras, el azar y el sueño revelan relaciones secretas con el mundo que podemos palpar. Los artistas llevan a cabo asociaciones libres, sin censuras y con técnicas como el automatismo. De este modo, se convierten en una especie de mediums del arte.

En este país, Magritte encontró la inspiración para sus personajes con bombines, bosques fantasmagóricos o sus conocidos cielos con nubes... ¡Y no nos sorprende!

Magritte representa, en gran medida, la forma de ser de los belgas, aparentemente metódicos, pero tremendamente irónicos e imprevisibles.