Al regresar de la subida (¡y la bajada!) de los 226 escalones de la Colina del león, o al regresar de tu paseo por uno de los senderos para bicicletas o de los recorridos a pie, cómprate un cuarto de tarta de azúcar o una cerveza de Waterloo acompañada del queso con el mismo nombre.

El Waterloo y el 1815 Waterloo

¡Es bueno y es bio! La quesería biológica de Vielsam ha elaborado sabrosos quesos con leche bio de vaca en honor a la batalla de 1815. Ambos se realizan con leche de calidad procedente de la región de Las Ardenas.

Son perfectos en el aperitivo, para acompañar el pan o en las elaboraciones.

Les Apéros de Philomène

Este licorista artesanal, establecido en una magnífica granja, propone una gama de aperitivos a base de plantas, vinos frutales, pèkèts, así como jaleas y siropes. Se fabrican a mano y de forma natural.

¡Para saber más sobre sus secretos de producción, no dudes en visitar los lugares!

La Waterloo

Esta cerveza cuyo origen se remonta a la Edad Media se ha elaborado en la microcervecería de la Granja de Mont-Saint-Jean. La versión actual de esta cerveza fue creada con motivo del bicentenario de la batalla.

Se elabora con los mejores ingredientes naturales, con alta fermentación. Puedes descubrir estos conocimientos durante una visita de la cervecería.

La Tarta de azúcar de Waterloo

¡Esta especialidad local se caracteriza por el uso del azúcar moreno, pero sobre todo por una masa fermentada! Su historia se remonta a hace más de 100 años, cuando las mujeres confeccionaban esta tarta para las fiestas del pueblo. Hoy la Cofradía de Les Maîtres Paveûs, Scribeux et Mougneux de la Tarta de azúcar de Waterloo vela por su prosperidad. Se puede comer templada o caliente…

¡Te fundirás de placer!

También te gustará