Platos que sientan bien capaces de hacer que recuperes las fuerzas después de las fiestas de carnaval, o dulces al final de una comida en un entorno verde.

L’eûrèye

Este plato que se prepara especialmente durante el Laetare, ya era apreciado en la época por los monjes de la abadía. Recientemente se ha puesto de moda y se ha convertido en un auténtico plato tradicional del periodo de carnaval. Con una base de legumbres, de patatas, de torreznos ahumados y de salchichas, ¡este plato da fuerza a las personas que asisten al carnaval!

Los «beignets» de Stavelot

Estos dulces azucarados son pequeñas bolas de pastas fritas con almendras. Se sirven espolvoreadas con azúcar.

La Tomme de Stavelot

Este queso se produce con leche de vaca cruda y bio. Su pasta se lava con pèkèt, un alcohol de enebro. Su gusto suave y cremoso es ideal para terminar una comida.

También te gustará