Los placeres de la mesa forman parte de la vida diaria y las especialidades gastronómicas locales como la charcutería o los platos de carne de caza, el queso de la cárcel o el borquin, alegrarán los paladares.

El plato de carne de caza

¡Ir a Saint-Hubert sin probar su charcutería o su carne de caza es un poco como ir a Bruselas y no ver el Atomium! Además, hay carne de caza para todos los gustos, de los más gastrónomos a los finos gourmets.

El queso de la cárcel

¡En la cárcel de Saint-Hubert, el queso es sagrado! Efectivamente, algunos detenidos, supervisados por un técnico agrícola, se ocupan de más de 200 vacas y realizan su propio queso. ¡Una bonita iniciativa que merece un queso!

El borquin

Es la especialidad charcutera de Saint- Hubert. Creado en 1958 durante el renacimiento de la «Cofradía de los carniceros», este salchichón ligeramente ahumado, puro cerdo al ajo, a las finas hierbas y con especias, es la marca de fábrica de los carniceros de Saint- Hubert.

La cerveza Saint-Hubert

¡Desde 1988, está cerveza vuelve loca a quienes la prueban! Con el nombre de la ciudad, pero también de la cofradía, esta cerveza ámbar ha sido elaborada por la Brasserie du Bocq.

También te gustará