Enclavado en los meandros del Ourthe, Durbuy es la ciudad más pequeña del mundo. Sus antiguas piedras y sus calles adoquinadas, las antiguas murallas y una naturaleza extraordinaria le confieren un encanto romántico indiscutible. ¡Te animamos a que disfrutes de una magnífica escapada al corazón de las auténticas Ardenas belgas!

Durbuy tiene su centro histórico, un laberinto de callejuelas peatonales sinuosas rodeadas de antiguas construcciones. No te pierdas la rue Daufresne de la Chevalerie, la más antigua de la ciudad, completamente cubierta de guijarros procedentes del Ourthe. Entre los imprescindible: el parque de Les Topiaires, el peñasco del anticlinal y su punto de agua, el pico rocoso sobre el que descansa el castillo…

¿Te gusta comer? La gastronomía local, en la que se homenajea el cangrejo será un placer para tu paladar en numerosos restaurantes de la ciudad. ¿Eres deportista o aventurero? Disfruta de los circuitos en bici y del parque Adventure Valley Durbuy. ¡Y los niños, en verano, se pueden dirigir al Laberinto!

Entre los destinos valones distinguidos por el programa europeo EDEN (European Destinations of Excellence), la ciudad de Durbuy fue galardonada en 2007 por su excelente gestión en materia de turismo sostenible.