A imagen y semejanza de Durbuy, las especialidades culinarias locales están hechas de productos simples, de proximidad y preparadas con amor. Tres productores te abren las puertas de sus talleres en los que descubrirás los entresijos de la fabricación de la Marckloff, del queso de cabra o incluso de la confitura artesanal.

Trucha con ortigas

Este plato típico de la ciudad, la trucha con ortigas se come tanto en los restaurantes como en las mesas familiares de Durbuy. Esta receta la pueden hacer los aventureros en medio del bosque o degustarla en un buen restaurante. ¡Los más valientes, podrán coger las ortigas o pescar la trucha!

Confitura Saint-Amour

¿Amante de los productos locales? ¡La confiturerie Saint-Amour te encantará! ¡Esta casa artesanal y familiar, que ha pasado de padre a hijo, propone más de 40 variedades de mermeladas! También encontrarás jaleas de flores (diente de león, lilas) y frutas salvajes (saúco, espino), vinagres aromatizados y productos medicinales (aceites para masaje, siropes…). El taller es accesible al público. Podrás ver un documental sobre la fabricación de las mermeladas.

Queso de cabra de Ozo

Si quieres una merienda natural, ¡es el lugar ideal! Esta granja de cabras activa desde hace más de 25 años une la tradición y el respeto al animal alimentado con el heno de los prados de la propiedad. Produce deliciosos quesos con leche cruda, frescos o refinados, de distintos tipos. La casa también te propone una visita didáctica del lugar, que va desde la granja hasta la cámara de curación.

Cerveza Marckloff

Si tuviéramos que citar una especialidad de Durbuy, sin duda sería la cerveza Marckloff. Se trata de una cerveza ámbar de fermentación alta con un gusto suave y una nota ligera de amargor. Se ha hecho en la granja Ferme du Chêne en donde podrás descubrir cómo se elabora, así como degustar platos a la cerveza.

También te gustará