A medio camino entre Namur y Lieja, Huy, en Bélgica, es una ciudad mosana milenaria con un patrimonio arquitectónico destacado. Los habitantes de Huy adoran pasear por el barrio histórico del viejo Huy, allí donde parece que el tiempo se ha detenido.

Contempla la Grand Place en cuyo centro se alza «Li bassinia», una fuente monumental. Los amantes del patrimonio prolongan su visita con la Place verte, la Colegiata de Notre Dame y su tesoro, y el museo municipal. Los amantes de la historia no se pierden la fortaleza de Huy, que en lo alto de la ciudad y del Mosa ofrece unas vistas fabulosas. Alberga un memorial dedicado a la Segunda Guerra Mundial.

¿Tienes hijos? Dirígete al parque recreativo del Monte Mosano. Los más mayores o los deportistas van a pie o en bici por la RAVeL y sus 100 km de senderos públicos. Finalmente, en lo que se refiere a la historia, que sepas que el juego de la «gallinita ciega» tiene su origen en un guerrero de Huy, Jean Colin-Maillard, al que en el siglo X le arrancaron los ojos durante una batalla. Continuó, a pesar de eso, el combate, golpeando a ciegas.