La gastronomía liejense es ante todo sabrosa y generosa como los liejenses: gofres de Lieja, bouquettes, lacquemants acompañados de pèkèt o muchas novedades por descubrir: Curtius, una cerveza rubia que es a la vez amarga, florida y afrutada, y el whisky «The Belgian Owl»  apreciado por los amantes de esta bebida internacionalmente.

Las albóndigas

¡Este célebre plato típicamente liejense que se remonta al siglo XVIII es una auténtica institución para los locales! Las albóndigas son bolas de carne picada. Están recubiertas de una salsa azucarada con sirope de Lieja y cebolla. ¡Mmmmm!

La Curtius

La Curtius es una cerveza belga ligera, con un sabor amargo sutil, floreado y afrutado. Esta cerveza con carácter se ha elaborado en las nuevas instalaciones de la Brasserie C. Podrás degustar la Curtius y visitar la infraestructura.

El pèkèt

¡En Lieja el pèkèt es particularmente apreciado y acompaña todos los eventos festivos! Este alcohol mosano hecho a base de bayas de enebro puede ser natural, aromatizado con todo tipo de sabores, pero también flambeado. Resumiendo, está en todos los colores y hay para todos los gustos.

El gofre de Lieja

Célebre en todo el mundo, este dulce hará que te fundas de placer. En cada rincón de las calles de Lieja en donde están, se escapa un suave perfume de vainilla y caramelo para el placer de los gastrónomos.

También te gustará