Dinant, hija del Mosa

Dinant, una auténtica ciudad de postal, ofrece una imagen encantadora cuando, a orillas del Mosa, la mirada se eleva hasta la Ciudadela y la cúpula del campanario de la Colegiata, con una línea de casas y comercios. Si quieres disfrutar de las vistas, no dudes en coger el teleférico que te llevará hasta la Ciudadela.

Ubicado entre el acantilado y el Mosa, Dinant te invita a disfrutar de los placeres del agua, a visitar la ciudad, o a escalar el imponente peñasco Bayard. Los más aventureros podrán visitar la gruta «la Merveilleuse» o se arriesgarán en los desafíos propuestos por Dinant Évasion. Los amantes del patrimonio podrán visitar los castillos y las abadías.

Ubicado a orillas del Mosa, Dinant tiene en su calendario citas acuáticas originales como la regata internacional de bañeras, o más clásicas como los cruceros mosanos o los recorridos en kayak. Otro de los placeres, cuando hay sol: sentarse en la terraza para degustar una cerveza Caracole, una galleta couque de Dinant, o una tarta flamiche de Dinant.

La ciudad también cuenta con una reputación internacional gracias a uno de sus hijos: ¡ Adolphe Sax! El célebre inventor del saxofón nació en Dinant, ciudad que le ha dedicado un museo ubicado en su casa natal. Varias estatuas homenajean al genial inventor. Otros museos, como la Casa de la Pataphonie, completan las visitas culturales por la ciudad. ¡Haz turismo en Bélgica!