Saint-Hubert, capital de la caza seduce a los amantes de la naturaleza

Saint-Hubert, capital internacional de la trompa de caza, se puede enorgullecer de un pasado privilegiado. Un gran número de monumentos, como la basílica y el palacio abacial, recuerdan el destino de la ciudad, unido a la leyenda de Saint Hubert. Este último, gran cazador, acabó por encontrarse frente a un ciervo, con una aureola de luz y el Cristo en su cornamenta. Fue el comienzo de una sorprendente reconversión, que lo llevó a ser santo.
#Gastronomía #Bosque #EnPareja

Actividades de deporte y naturaleza

En Saint-Hubert, todo lleva a descubrir los alrededores de la ciudad y sus numerosas actividades. Su campo de aviación da protagonismo al ocio del aire y el parque de animales homenajea la fauna y la flora local. El Dominio de Fourneau Saint-Michel, atestigua un pasado industrial y rural. El Museo Pierre-Joseph Redouté cultiva el recuerdo del que se ha llamado el Rafael de las flores con sus acuarelas de rosas en un estilo personal. Sin contar con el Gran Bosque de Saint-Hubert y sus infinitas posibilidades de paseos a pie o en BTT.

Numerosos eventos

En lo que se refiere a los eventos, el Royal Juillet Musical, las Jornadas Internacionales de la Caza y de la Naturaleza, la fiesta de Saint-Hubert con la siempre esperada bendición de los animales, o el bramido del ciervo son imprescindibles. Saint-Hubert te sorprenderá.