Rochefort, su castillo condal y su conocida cerveza trapense

Rochefort es conocida por su cerveza trapense, elaborada en la abadía Notre-Dame de Saint-Remy. Se acompaña hoy con un queso del mismo nombre, con sabores variados, para complacer a todos los paladares. Pero la ciudad es también y sobre todo un destino de vacaciones o de fin de semana para recuperar fuerzas y descubrir lugares excepcionales en una naturaleza sumamente tranquila.

#Gastronomía #Patrimonio #EnFamilia

Así que llegues, te seducirán los vestigios de su castillo condal, ubicado al sur de la ciudad, en un espolón rocoso. Otro castillo atrae a los visitantes: el de Lavaux-Sainte-Anne. Si eres un amante de la historia, la visita pasa por el el Archéoparc de Rochefort, la cueva de Lorette atravesada por el río Lomme y la ciudad galorromana. Durante la temporada, un tren turístico te descubre estos sitios naturales y culturales.

La región es también generosa para los amantes de la naturaleza y de los espacios verdes. Las cuevas de Han llevan a sus visitantes a un recorrido subterráneo impresionante en compañía del Lesse que atraviesa las grutas de lado a lado. ¡Los más aventureros se atreverán con el recorrido de espeleología! ¿Te da miedo la oscuridad? ¡Tienes una cita en el parque de animales! Elegido mejor parque de animales de Bélgica en 2015, ofrece incluso dormir con los osos.

Continuando en la naturaleza, el RAVeL Jemelle-Houyet invita a pasear y a la granja de avestruces de Doneu para descubrir esta crianza todavía poco frecuente en nuestras regiones.