Malmedy, al pie de la reserva natural de Les Hautes Fagnes, te reserva muchas sorpresas. La ciudad ha conseguido reunir un patrimonio excepcional en una naturaleza acogedora. Los habitantes de Malmedy cuidan de sus tesoros. ¿Te apetece divertirte en familia? Un paseo por las calles te permitirá redescubrir la lengua valona mientras lees los nombres de las placas de las calles traducidas.

#Naturaleza #Patrimonio #EnFamilia

Un patrimonio excepcional

El Cwarmê de Malmedy lleva los colores de la ciudad a todo el país, y más allá de las fronteras. Durante estos cuatro días de fiesta, la ciudad cambia. Diariamente, la catedral y su tesoro, así como su monasterio, se hallan en el centro de Malmedy. El monasterio alberga el le Malmundarium, centro cultural y turístico que narra la historia de la ciudad, de su antigua industria (curtiduría, fabricación del papel). En cuanto al centro de la ciudad, es una auténtica invitación a pasear. ¿Sabías que el obelisco en la place Albert I data de 1781?

La puerta de Les Hautes Fagnes

Malmedy, atravesado por el RAVeL, constituye el punto de partida ideal de unos magníficos recorridos, en especial los del pueblo de Bellevaux y su microcervecería. Su relieve ondulado satisfará a los amantes del BTT.

La Oficina de Turismo propone cinco recorridos y un rallye a pie y te abre las puertas de uno de los lugares más bonitos de Malmedy y sus alrededores. También te brinda la posibilidad de ver paisajes inéditos partiendo de los caminos de Les Hautes Fagnes.

Saliendo del pueblo de Chôdes, ¡te deslumbrarán las vistas de las cimas de la Warche! Haz el tour del castillo de Rheinhardstein, luego regresa por el valle de la Warche.