Qué visitar en Tournai | El tesoro de la Catedral y mucho más

Desde Clovis hasta hoy, Tournai tiene muchas historias que contar a sus visitantes. Las encontrarás en lugares tan impresionantes como la Catedral o el Campanario, pero también en el Pont des Trous  o sentándote en una terraza de la Grand Place.

La Catedral de Notre-Dame y el Campanario de Tournai

Los dos son patrimonio de la UNESCO, se elevan hacia lo alto e invitan a los turistas a mirar al cielo. La Catedral con los cinco campanarios, de estilo romano y gótico, es un auténtico tesoro de la arquitectura medieval. Ha sido objeto de una restauración profunda. ¡En cuanto al campanario, es el más antiguo de Bélgica! En la cima de sus 157 escaleras, descubrirás unas vistas de la ciudad y sus alrededores que te cortarán la respiración .

La Grand Place

La Grand Place de Tournai es un lugar lleno de cafés, comercios y restaurantes. Casi enteramente peatonal, cuando hace buen tiempo te invita a relajarte entre amigos, en familia o en pareja… Su fuente te refrescará cuando haga calor, bajo la mirada vigilante de la estatua de Christine de Lalaing, princesa de Espinoy.

El Museo de las Bellas Artes

El edificio en el que se halla el Museo de las Bellas Artes es una obra del genio de la arquitectura de Art Nouveau Victor Horta. Se creó para albergar unas grandes colecciones legadas por el mecenas Henri Van Cutsem. El edificio merece una visita, pues es original la combinación de las salas dispuestas alrededor de un hall central poligonal. Las colecciones permiten a los visitantes un enfoque global de la historia de la producción pictórica del s. XV hasta nuestros días. Reagrupan tesoros firmados por Roger van der Weyden, Manet, Monet, Seurat, Ensor y Van Gogh.