Lieja nunca duerme | Ciudades más importantes de Bélgica

La ciudad de Lieja es sin duda la ciudad de Valonia que más representa el temperamento del sur. Los liejenses son acogedores, cálidos y les gusta salir de fiesta hasta altas horas de la noche. ¿Acaso no es por eso que se dice que Lieja es la Ciudad Ardiente?

Lieja está a 1 h de Bruselas en tren

Lieja, la Ciudad Ardiente, es acogedora, respira la alegría de vivir y el arte de saber divertirse. Múltiple, gusta tanto a los amantes de la gastronomía por su conocido gofre de Lieja con gusto a canela, caramelo y vainilla, como por sus albóndigas en salsa liejense, acompañadas de las patatas fritas de la casa, magníficamente servidas en la Casa del pèkèt.

El pèkèt que, en sus orígenes, era un alcohol blanco de ginebra, se difunde hoy con múltiples sabores originales. Poco importa su sabor y color, siempre nunca falta durante las Fiestas del 15 de agosto que tienen lugar en la república libre de Outremeuse. Durante estas fiestas, se homenajean las Marie y salen el Tchantchès y la Nanesse. Desde 2004, coincide con otro licor que ha puesto a Lieja en el punto de mira internacional y ha seducido a los amantes del whisky: «The Belgian Owl».

Lieja es también una ciudad que se moderniza y no deja de evolucionar. La estación Gare de Guillemins, firmada por el arquitecto español Calatrava, llama la atención por su estructura tan imponente como aérea. Es más que nunca una puerta abierta para unos turistas que se acercan con curiosidad y que regresan por la acogida cálida y la personalidad de la llamada «ciudad de los cien campanarios».

Lieja combina la tradición y el encanto del pasado, en la Place du Marché, al pie de la escalinata, símbolo de la libertad de la ciudad. Los callejones sin salida, las callejuelas, las construcciones antiguas se entremezclan a lo largo de los barrios. Increíbles edificaciones religiosas se funden en un decorado como la fabulosa Catedral de Saint Paul de Lieja, la  Colegiata Saint Denis, los fondos bautismales de la Colegiata Saint Barthélemy , el Palacio de los Príncipes Obispos en la Place Saint-Lambert, el barrio popular de la rue Pierreuse, las escaleras de Bueren y las laderas verdes.

En la Ciudad Ardiente todo es pasión y entusiasmo.

¡Haz turismo en Bélgica!