Charleroi, una ciudad alternativa en Bélgica

Charleroi fue durante tiempo sinónimo de escoriales, altos hornos y decadencia industrial, la ciudad tiene hoy el desafío de ofrecer a sus habitantes y a los turistas una nueva imagen. Una de las renovaciones más sorprendentes y con más éxito es sin duda la del muelle del Sambre, que es un paseo muy agradable.

Charleroi está a 1 h de Bruselas en tren.

Merece la pena interesarse por la historia de Charleroi por todos los acontecimientos históricos. Es cierto que ha sido superada por el presente, pero la región vivió grandes momentos. Esta historia diseñó el primer paisaje de Charleroi, el de la industria pesada, con sus chimeneas y sus fábricas yuxtapuestas a las casas obreras en una alegre anarquía.

Y, justo al lado, el visitante encuentra otra imagen, la de la naturaleza cuando, a la vuelta del camino, se puede contemplar un escorial o relajarse en un gran prado.

Esta joven ciudad es la cuna del país negro, pero no solamente. También lo es del cómic y de la cultura alternativa. Nos referimos al cómic por el editor Dupuis, gran superviviente de la prensa joven con la célebre revista Spirou, editada desde 1938. Pero la cultura en Charleroi es también su Museo de la Fotografía  y el Bosque de Cazier, declarado  al igual que su campanario, su carillón y los recorridos del Entre-Sambre-et-Meuse, gracias a los que la ciudad tiene un renombre internacional.

Por último, cital a René Magritte, nacido en Lessines. Este artista estudió en Charleroi antes de obtener una plaza en la Academia de Bellas Artes de Bruselas.

¡Haz turismo en Bélgica!